1

Todo comienza con Dios

Porque todo, absolutamente todo en el cielo y

la tierra, visible e invisible... todo comenzó en Él

y para los propósitos de Él

Colosenses 1:16 (PAR)


El propósito de tu vida es mucho más grande que tu familia, tu carrera o tus logros.

Dios es tu punto de partida, tu creador. Existes tan sólo porque Él desea que existas. Fuiste creado por Dios y para Dios, y hasta que lo entiendas, tu vida no tendrá ningún sentido. Sólo en Él encontramos nuestro origen, identidad, sentido, propósito, y nuestro destino.  Cualquier otra ruta termina en un callejón sin salida.


Tienes sólo dos opciones para descubrir tu propósito: La primera es especular y es la revelación. Él reveló claramente en su Palabra sus cinco propósitos para nuestras vidas.


Dios no es tan sólo el punto de partida en tu vida, sino la fuente de ella. Debes ir a la Palabra de Dios, no a la sabiduría del mundo para descubrir el propósito de tu vida.


1. Encuentras tu propósito e identidad al tener una relación con Jesucristo.

2. Dios pensó en ti mucho antes que tú en Él.

3. El propósito de tu vida es parte de un designio Divino.


La biblia dice en Isaías 44:2 Yo soy tu Creador. Te cuidé aun antes de que nacieras.

No eres un accidente. Tu nacimiento no fue un error, tu vida no es una casualidad fuiste diseñado en la mente de Dios. ¡Tienes vida porque Dios quiso crearte! La Biblia dice: “El Señor cumplirá en mí su propósito”. Dios diseñó cada característica de tu cuerpo. Eligió tu raza, el color de tu piel, tu cabello y cualquier otro detalle. Hizo tu cuerpo a la medida, tal y como Él lo quería. También dispuso todos los talentos naturales que posees y tu personalidad. ¡Fuiste creado para recibir el amor de Dios! Él te hizo para poder amarte. Eres justo lo que Él quería hacer. Eres quien eres por una razón, La mano del Maestro te formó, Eres quien eres, por amor.  


Versículo para Memorizar:
Colosenses 1:16